VOZ OVER

INSOMNIO

http://voiceover.blogdiario.com/img/insom.jpeg

 

 

T.o.: Insomnia.

Director: Christopher Nolan.

Guión: Hillary Seitz, basado en el argumento de Nikolaj Frobenius y Erik Skjoldbjærg.

Intérpretes: Al Pacino, Robin Williams, Hillary Swank, Martin Donovan, Paul Dooley.

Música: David Julyan.

Fotografía: Wally Pfister

EEUU.  2002. 119 minutos.

 

 

Tras rubricar –con la ayuda de su hermano Jonathan en el libreto- la genuina y desarmante Memento, el retorno a las grandes pantallas de Christopher Nolan vino auspiciado por la producción ejecutiva de Steven Soderbergh (acompañado de George Clooney), y con un elenco interpretativo de primer orden, cimentado especialmente en el tour de force entre Al Pacino y Robin Williams.

 

Insomnia, remake libre de una película sueca de 1997, ofrece muchos puntos de interés que la habilitan para trascender, en la retina del espectador, allende los reiterados cánones de un género tan maltrecho como el thriller. Planteada inicialmente como una trama policíaca más o menos común, este whodunnit se resuelve (y subvierte) rápidamente en pos de intereses superiores, que desembocan en una pesimista reflexión sobre el sino del investigador y la línea invisible que divide irremisiblemente la honestidad de la arbitrariedad profesional, o qué medios justifican los fines.

 

En esta acuciante tesitura, de desenlace obligadamente dramático, se halla inmerso, cual telaraña de texturas sangrientas –las que van apareciendo como flashes a lo largo de la película- el martirizado detective Will Dormer (Pacino): en las antípodas de su hábitat natural angelino (la investigación se desarrolla en un pueblecito de Alaska de sugerente nombre, Night-mute), y teniendo que lidiar no sólo con un peliagudo caso de asesinato sino contra los propios elementos (encarnados por la sección de “asuntos internos”) por causa de los deslices de su pasado profesional y de un desafortunado ¿accidente? acaecido en los primeros compases del filme. Por si fuera poco, en esta tierra gélida nunca anochece durante la época del año en que acontece la trama, y la ausencia de oscuridad, añadida a la presión a la que se halla sometido el poli bueno/poli malo (dos conceptos antagónicos que ya se funden en uno), impiden que pueda pegar ojo, y que día a día, hora a hora, se encuentre más aturdido, más noqueado por los acontecimientos y por la fatiga.

 

Paradójicamente a esa luz progresivamente más y más tenebrosa, la sombra de la investigación se cierne, cada vez más, sobre nuestro desgastado protagonista, que termina acorralado entre propios –la policia de LAPD y la investigación de una perspicaz policía novata –bien encarnada por Hillary Swank- y extraños –el propio villano de la función, un magníficamente comedido Williams, que tiene al policía a su merced.

 

Si en Memento quedamos embelesados por la férrea y despampanante estructura argumental, en esta Insomnia  Christopher Nolan afianzó su un innegable talento en manufacturar películas con un touch único y personal también en el apartado escénico, amén de un proverbial dominio del ritmo y el suspense. No está de más añadir por otro lado que en Insomnia se nota también el esfuerzo de Soderbergh –en tareas de productor ejecutivo- por dejar de algún modo su impronta, por marcar, por decirlo de algún modo, escuela en el arte de crear imágenes estilizadas, que impacten sutilmente pero seguras en el receptor visual.

 

Pero más allá de todas estas consideraciones, retenemos Insomnia como una película intensa, planteada y ejecutada desde la inteligencia y para la inteligencia y el desgaste emocional a ambos lados de la pantalla blanca, como decíamos, traspasando esa frontera cada vez más infranqueable de golpes, disparos, persecuciones y efectos especiales que vienen de y van a la nada.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: